Aplaudir al aterrizar

Aplaudir al aterrizar

Hace no mucho tiempo, digamos una parte infinitesimal del tiempo que llevamos en la tierra, la gente aplaudía al aterrizar.

En Europa ya no se aplaude, ya no se celebran años de estudio y dedicación para que una amalgama de hierros llegue a tierra desde el cielo con todo su contenido intacto. No se celebra que los hermanos Montgolfier, allá por el siglo XVIII hicieron volar todo tipo de animales terrestres. Ya es lo de siempre. Y es que no aplaudimos cuando un tren llega a su estación o cuando un autobús termina su jornada. Tampoco cuando enviamos un satélite ni cuando subimos en ascensor y la puerta se abre justo en el piso que habíamos pulsado. Para qué, es lo normal.

De todas formas, todavía quedan algunos lugares dónde, al aterrizar, se sigue aplaudiendo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.